Return to the main Vincent van Gogh Gallery page

Guest Book Reviews

Leandro Fanzone reseña Vincent van Gogh; a Biographical Study de Julius Meier-Graefe.

El libro de Meier-Graefe fue escrito originalmente en alemán, y el que yo leí es una traducción al inglés (la de Holroyd-Reece). Todo el libro está construido alrededor de las Cartas, y los intersticios rellenos con literatura. En ese sentido es una obra notable. Está escrita muy apasionadamente, cosa que es oportuna a veces, y a veces crea una densa cortina alrededor de los hechos. Recuerdo un libro similar: el "Shakespeare" de Victor Hugo, tan apasionado que apenas se puede vislumbrar a Shakespeare, por los reflejos de sol que Hugo pone sobre el escritor. La poesía de Meier-Graefe (porque es más poético que prosaico) es a veces justa con el tema tratado, y a veces nos da imágenes de cuestionable belleza, como esta: "Vivir en Paris es como nadar sin brazos ni piernas". Quiso expresar cómo los artistas crecían naturalmente con el arte en Paris; estaba pensando seguramente en el agua que lleva al nadador sin que éste se esfuerce, pero el resultado final es torpe, por lo menos. Hay otros momentos, por supuesto, cuando su prosa es brillante e incluso revela buen humor a través de la opresiva atmósfera del libro. Busco al azar dos ejemplos. Cuando Vincent se iba de París, ya harto de los impresionistas, Meier-Graefe pone en su boca estas palabras: "Hay algo más absurdo que este culto a la luz del sol en una ciudad donde el sol nunca brilló?". O esta oración, al tratar de describir el carácter de Van Gogh: "El invierno siempre era la peor época para Vincent, porque no podía dejar escapar el vapor al aire y tenía que tragarse su propio temperamento, que era bastante difícil de digerir". Hay un capítulo dedicado enteramente al tiempo que Vincent y Gauguin compartieron en la Casa Amarilla, donde están increíblemente retratados las personalidades de ambos, y sus contrastes. Por otro lado, su conocimiento sobre arte es incierto. Él hace un montón de comparaciones, principalmente con Delacroix, Millet, y los Impresionistas, y no sé hasta qué punto excede su rol de biógrafo. Una cosa es opinar, y otra es juzgar como un experto de arte, firmemente, sin dudas y a veces sin propósito. En uno de esos juegos, comparó "L'Arléssienne" con un pintor japonés llamado Sharaku, que Vincent no conoció, ni yo tampoco. De forma que busqué en Internet algunas imágenes y las encontré muy interesantes.

Volviendo a sus opiniones artísticas, dije antes que no estaba de acuerdo con el autor acerca del talento de Vincent. Él dijo que Van Gogh no era un artista, porque "los artistas tiene el don de ciertas poéticas, traviesas cualidades inventivas, y del talento, pero de estas fuerzas él tenía menos que el hombre común". Es fácil diferir con él. De todas formas, el libro tiene cierto encanto, más si pensamos que la primer edición fue publicada en 1926 (la mía es de 1936) y Meier-Graefe incluso habló con gente que conoció directamente a Vincent.





Volver a la página principal de Van Gogh